Editors Note: This article has been translated from English to Spanish. For English speakers you can read the original article here: http://servantsofgrace.org/the-weakness-and-strength-of-being-an-autistic-christian/ 

_____________________________________________________________________________________________

¡Hola! Mi nombre es Daniel Michalski. Soy un cristiano. Soy un estudiantes de Master of Divinity en Westminster Seminary California. Me encanta viajar ¡He estado en 22 países y en 4 continentes! Me gustan los gatos y las cabras (más los gatos). Tuve cinco lagartijas que crecí. Mi color favorito es verde. Me gusta comer de todo, la única comida que no me gusta es el ketchup. Soy una persona que se define entre ser introvertido y extrovertido, ¡así que tengo la facilidad de estar solo o de socializar! Oh … y estoy en el espectro autista.

El autismo es una forma inusual de procesar información. Esto tiene fortalezas y debilidades. Los elementos básicos del autismo son las dificultades para leer el lenguaje corporal y la comunicación no verbal, dificultad con las habilidades motoras, dificultad de contacto con los ojos, sentidos inusuales fuertes, dificultad con lenguaje simbólico y humor, hiperactivo y una excelente memoria. Debido a que el cerebro autista se centra en ciertas áreas como la memoria, el detalle, la rutina y la precisión, se ve afectado en áreas no verbales y sociales. Las personas no autistas, aquellas con sistemas nerviosos típicos, se llaman neurotípicos.

No crecí con un conocimiento de mi autismo. Crecí en la pequeña ciudad de Bonners Ferry, Idaho. Muchos de mis síntomas no fueron tan evidentes porque pasé la mayor parte de mi tiempo con la familia, así que nos sentíamos cómodos entre nosotros. Además, mi pequeño hermano tiene el síndrome de Down y el autismo clásico. Solo sabíamos sobre su síndrome de Down, así que nunca conectamos los rasgos similares que él y yo tuvimos. Incluso con algunos malentendidos hirientes y sin saber de mi condición, mi madre fue una excelente madre y no me hizo daño en absoluto. Lamentablemente, no se puede decir lo mismo por muchas autistas que crecieron en casas cristianas o no cristianas. Muchos autistas de casas cristianas fueron abusadas y tratadas como desobedientes y malvadas por su discapacidad. Pero puedo recordar ciertos eventos que podrían haber hecho de que alguien esté familiarizado con el autismo y se de cuenta de mi. Tuve una lagartija en la escuela a la que iba a enterrar, pero uno de mis compañeros de clase bromeó sobre la lagartija, y lo tomé muy seriamente. Hice que toda la clase permanezca dentro mientras la enterraba detrás de la escuela. Además, muchas veces las personas me hablarían, pero estaba tan concentrado en algo que mi cerebro los estaba filtrando por completo. Era obvio que teniendo un amigo en ese tiempo o enseñarme a mi mismo que una metáfora fue una vía literal de definición que no fue típica. Cuando cumplí 18 años, me mudé a California, obtuve un trabajo en una tienda de comestibles, y comencé a preguntarme si yo era una especie diferente de todos los demás. Me sentí como si hubiera una barrera invisible entre yo y el mundo a mi alrededor. No entendí cómo las personas querían adherirse y pensé que alguien me estaba golpeando. Debido a confusos eventos como este, me retraje en mi propia mente. Casi dejé de comunicarme por completo y simplemente embolsaba los comestibles mientras estaba en otra dimensión. Estudié teología yo solo y viajé. Me desconocí a mi mismo, un gerente me reconoció como autista y me ayudó a lo largo de mi estancia allí. El gerente general, que no sabía sobre el síndrome de Asperger, era cristiano, también me ayudó.

Cuando tenía 21 años, mi amigo Rob Coleman, ahora un SEBTS Ph.D. estudiante, sugirió que podría tener el síndrome de Asperger. Lo miré, y dos cosas saltaron a mí mente: no tenía idea de qué era la comunicación no verbal, y me obligué a aprender a mirar a las personas en los ojos (fue físicamente doloroso). La descripción de la condición se ajusta a mi vida perfectamente y explicó muchas cosas confusas. Entendí finalmente por qué me sentía como un extraño en el mundo y no podía socializar bien.

Explicó por qué mi modo de andar a menudo se describió como extraño o como un extranjero. Esto explicó por qué tuve problemas para hacer tareas que requieren habilidades motoras finas como conducir, sosteniendo un lápiz en lugar de agarrarlo y equilibrar un tenedor. Esto explicó mi sentido de ser observador y no un participante en la vida. Esto explicó por qué era doloroso ver a la gente a los ojos y por qué necesitaba correr después de mucha información sensorial. Esto explicó por qué tenía un oido tan sensible, y mis nervios se sintieron constantemente sobrecargados.

Pero entonces tuve otra dimensión para lidiar. Fui un cristiano y me comprometí a formar parte de la comunidad de la iglesia. Ser un cristiano con autismo representa desafíos particulares. Una dificultad es para socializar. La mayoría de las autistas quiere socializar pero tienen muchos problemas al hacerlo. Esto es por ambos hiper-estimulacion de información sensorial (cada pequeña cosa que te rodea pone presión en ti) y la dificultad con el lenguaje corporal. Una iglesia es un ambiente ruidoso, y a menudo los autistas se retirarán de los lugares de comunión o incluso la asamblea debido al ruido y la información sensorial que es abrumadora. Como uno de mis hermanos autistas pone esto “la tendencia general [autista] al aislamiento y haciendo cosas solo versus grupos grandes, ruidosos y personas desagradables que quieren abrazar y amar y gritar” hace que la iglesia sea difícil. Esto se ve agravado por la convicción de que a pesar de lo difícil que el juicio Dios nos ha llamado a los cristianos a ser parte de este ruidoso grupo de pecadores caídos. En una comunidad de cristianos, vamos a vivir unos con otros y estar involucrados en las vidas de los demás.

El cristiano autista no debe retirarse de la Iglesia y el cristiano neurotíptico no debe rehuir a los que tienen problemas para socializar. Lamentablemente, he visto ambos. He visto y experimentado siendo rechazado, excluido y tratado como si no existiera por los cristianos que parecen sentir que es más fácil ignorar a las personas que son diferentes a las que los aceptan. Es desalentador y doloroso haber sido tratado como inexistente o rechazado como una persona mala incluso por pastores simplemente porque tengo dificultades con las habilidades sociales y el contacto visual. He visto a autistas que se dieron por vencidos en la iglesia (o el cristianismo) debido a las dificultades con la comunicación. Cualquiera se marchitará o morirá espiritualmente cuando no esté conectado a la iglesia de Cristo. Amigos, ¡esto no debería ser así! Somos un Cuerpo en Cristo, y trabajando juntos, podemos ayudarnos el uno al otro.

Debido a como piensan las personas autistas, enfrentamos algunos peligros cuando se viene al cristianismo. Debido a que tendemos a pensar en imágenes en lugar de palabras, queremos concretar una imagen por una idea. Esto puede ser peligroso cuando se trata de Dios y se quiere una imagen mental de Él. Algunos autistas  terminan colapsando en la distinción del Creador / criatura. Otros intentan formar una imagen, por ejemplo, poniéndolo dentro del espacio-tiempo. Como es difícil ya que (y todas las personas luchan hasta cierto punto con un Dios que es diferente) El cristiano autista debe abrazar el misterio. Tenemos que darnos cuenta de que si vamos a ser ortodoxos que algunos pensamientos no podemos formar una imagen; del Dios más allá del espacio y el tiempo también está más allá de la comprensión o la imaginación.

Un segundo peligro está en tener una fe verdadera. Debido a que las emociones rara vez se involucran en nuestro proceso de pensamiento, y pensamos en términos estrictos y lógicos, es fácil para nosotros tener consentimiento mental sin una fe verdadera. Tal consentimiento mental, porque creemos lo que pensamos vigorosamente, puede parecer profundo y sincero, mientras que solo se aceptan una lista de proposiciones. Pero la verdadera fe es  conocimiento, consentimiento y confianza. El cristiano autista debe entender la necesidad de ir más allá de aceptar datos desnudos y descansar en Cristo como Creador, Señor y Salvador. Un tercer peligro está en la confusión de maltratos de cristianos y el dolor personal al crecer en un mundo confuso y abrumador con una razón para dudar de Dios. La mayoría de los ateos autistas que he hablado con profundidad son ateos porque experimentaron dolor y sufrimiento, no porque Dios no sea racional o perceptible a través del reino creado. Han hecho un movimiento apresurado del dolor experimentado para creer que no está allí, aunque a menudo pueden simplemente estar enojados con Él y no realmente dejar de creer. Dos cosas que ayudan a los cristianos autistas en esta área es el entendimiento que todos los humanos están caídos y confiando en que Dios puede usar el mal para sus propósitos buenos.

Un cuarto peligro es del énfasis de nuestro cerebro en lo visual para formar ideas. Debido a que necesitamos objetos sensoriales para formar una idea, podemos ser desequilibrados. Los sacramentos como el evangelio visible son vitales para nuestra vida espiritual y, a menudo, para comprender el evangelio mismo. El peligro para la autistas protestantes está en luchar con el evangelio si no tenemos una eucaristía semanal. El peligro para los ortodoxos autistas católicos, porque esas iglesias se centran menos en la palabra predicada, es tener el evangelio visible sin la palabra clara y pronunciada del evangelio.

Debido a que las personas autistas expresan sus ideas verbalmente y tienen problemas para expresar sus emociones, podemos ser tomados erróneamente. Esto es especialmente doloroso y difícil cuando se trata de empatía. Lo más fuerte que me siento en algo, lo más difícil es de expresar. Siento empatía con todo mi cuerpo y corazón, pero tengo grandes problemas para expresarlo. Por esta razón, las personas a menudo piensan que carecemos de empatía (u otras emociones) cuando realmente somos malos en el lenguaje corporal. Esto puede dar lugar a un entorno de la iglesia con personas que piensan que somos espiritualmente inmaduros o insensibles, lo que dificulta ser parte de la comunidad y lo difícil de expresar nuestro cuidado por los demás de una manera que lo apreciarían. Todavía no estoy seguro de que expreso adecuadamente mi preocupación por otros de una manera que la mayoría de las personas entenderían.

He tenido problemas en cómo llegar a conocer personas como una persona autista y cómo se establecen los límites. Tendemos a sentirnos satisfechos de conocer a alguien plenamente y confiar en ellos. Siento que conozco a una persona que acabo de conocer en la iglesia o en la calle, así como a alguien que conozco toda mi vida. Luego, si la confianza se rompe, es difícil para mí confiar en la persona en absoluto. No tengo categorías naturales para conocidos, amigos, mejores amigos y familiares. Todo se siente lo mismo. Esto puede resultar en no entender porque otros son reservados después del primer encuentro (yo naturalmente asumo la desconfianza). También esto lidera al autista a confiar en las personas que no deberíamos confiar y ser heridos. Lamentablemente, hay depredadores y matones en iglesias como en cualquier otro lugar de la vida. Es aún más abierto en la iglesia, podemos caer presa de las personas abusivas dentro de la iglesia con bastante facilidad. Además, nos sentimos cómodos hablando con cualquier persona sobre cualquier tema y no tener un sentido natural de lo cerca que alguien pueda estar a nosotros. Esto puede provocar una ruptura involuntaria de confianza o chisme cuando la persona autista no peca, pero simplemente no se dará cuenta de que ciertas cosas solo se deben decir a ciertas personas.

Estas son algunas preocupaciones principales y luchas para un cristiano con autismo, aunque podría hablar mucho más. Experimento el mundo de manera diferente, pero en última instancia todos lo hacemos como humanos. Todos tenemos fortalezas y debilidades, y podemos y deberíamos trabajar juntos como el Cuerpo de Cristo. Entonces, con compasión, permítanos que los autisticas y neurotípicos construyan cada uno y se adapten unos a otros en amor. El cristiano neurotípico puede ayudar al autista se sienta más cómodo y a aprender las habilidades sociales, los límites y el lenguaje corporal. El cristiano autista puede usar sus intereses para crecer en el cuerpo y mostrarles lo maravilloso del mundo ordinario que Dios hizo. ¡En todas nuestras debilidades, Dios usa nuestra debilidad para su gloria!